La gran actualización de Windows 10 ya está aquí: cómo instalarla y sacarle partido

A partir de hoy llega el primer lavado de cara del último sistema operativo de Microsoft. Aunque nos toque esperar un poco para conseguirla, estos trucos te ayudarán a acelerar el proceso.

Anniversary Update

Hasta que al fin ha llegado el día: hoy llega a nuestros computadores la primera y gran actualización de Windows 10, el sistema operativo de Microsoft que termina de cumplir su primer año de vida. Conocida como ‘Anniversary Update’ será gratuita e incluirá un buen número de mejoras.

Te explicamos, paso a paso, cómo instalar y sacarle el máximo provecho.

La actualización como siempre llegará poco a poco a todos los computadores: aunque no hagamos nada el sistema nos notificará, tarde o temprano, de que ya podremos instalar esta nueva versión.

Para los más impacientes o en el caso de que el mensaje tarde más de la cuenta es posible apresurar el proceso. Para ello sólo hay que ir a Configuración en el botón de inicio y entrar en Actualización y seguridad.

Una vez allí, en la pestaña de Windows Update, deberemos seleccionar la opción de Buscar actualizaciones e instalar la más reciente. Si no aparece y somos muy impacientes podemos instalar la herramienta de creación de medios (puede que el enlace no se abra en todos los navegadores), una puerta trasera desde la que también es posible actualizar Windows 10.

Aunque decidamos esperar a que el computador se actualice de forma automática, es preciso comprobar antes que tenemos más de 3 GB libres en el disco duro (la instalación no debería tardar más de media hora). Tampoco está de más hacer una copia de seguridad de nuestro equipo: para ello debemos ir a Configuración/Actualización y seguridad/Copia de seguridad y agregar una unidad para llevar a cabo el ‘backup’ en un disco duro externo.

También hay que tener en cuenta que, por mucho que sigamos estos pasos, es posible que no podamos actualizar nuestro computador hasta pasados unos días. Existen más de 350 millones de computadoras con Windows 10 instalado, a los que hay que sumar dispositivos móviles y consolas, todo un desafío para los servidores de Microsoft. En otras palabras: no nos pongamos nerviosos.

¿Y si no quiero actualizar?

Al otro lado de los usuarios ansiosos se encuentran los cautelosos, que prefieren esperar para ver que la actualización tiene éxito y no se desencadena un desastre de grandes proporciones a nivel mundial. Los más desconfiados también pueden retrasar la actualización hasta varios meses, aunque esta opción sólo está disponible en las versiones Pro y Enterprise.

Anniversary Update

¿Cuáles son sus principales novedades?

Ya tenemos la ‘Anniversary Update’, ¿y ahora qué? En las novedades principales de la nueva versión están las extensiones para Edge son una de las características más esperadas: el navegador de Microsoft al fin permitirá añadir mejoras a su nuevo navegador, como sucede con la competencia desde hace años.  Otras funciones que incorpora la actualización es Bash, que permite trabajar con Ubuntu; mejoras en Cortana, un Windows Defender más completo; entre otras.

¿Problemas posibles?

La versión de 32 bits de la nueva actualización requerirá más memoria RAM para funcionar: 2 GB en lugar de una. Si nuestro computador tiene pocos meses (o incluso un par de años) no deberíamos ni enterarnos. Si cometimos el error de instalar Windows 10 en una máquina ya vetusta, es muy posible que funcione con mayor lentitud. En caso de que no tengamos tanta RAM, la actualización funcionará igual, pero no a pleno rendimiento. La excusa perfecta para aumentar la RAM de nuestro PC.

Más preocupante es la omnipresencia de Cortana. Windows 10 ya ha sido criticado por el uso que hace de los datos personales, hasta el punto de que varias agencias de privacidad europeas ya investigan el sistema operativo de Microsoft. La asistente virtual incluye nuevos comandos y puede sincronizarse con las ‘apps’ móviles, entre otras mejoras. ¿El problema? Que ahora es obligatoria.

Cortana ya no se podrá ‘apagar’: la caja de búsqueda pasa obligatoriamente por Cortana. Pero no todo son malas noticias: en primer lugar y por desgracia esto no empeora la ya cuestionable privacidad de Windows 10. Además, es posible impedir que la asistente recopile información desde su menú de Configuración.

¿Y si  aún no tengo Windows 10?

El pasado viernes 29 de julio Windows 10 dejó de ser gratuito. Si nos hemos quedado dormidos en los laureles, lo más sencillo es meter la mano al bolsillo, pasar por caja y desembolsar los 135 euros que cuesta la edición Home.

Existen un par de trucos para —todavía— conseguir la actualización sin pagar un centavo, pero una pasa por convertirse en “betatester” y por lo tanto instalar una versión repleta de fallos y la otra por aprovecharse de una oferta que Microsoft mantiene para las personas con problemas de accesibilidad.

Para comprobar si podemos demorar la actualización deberemos ir a Configuración/Actualización y seguridad/Windows Update/Opciones avanzadas, y una vez allí marcar la casilla de Aplazar actualizaciones.

Agregar Comentario

Google Analytics Alternative